formularioHidden
formularioRDF
Login

Regístrate

O si lo prefieres...

 

Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y analizar los hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.

Centro de Conocimiento > inclusión

visualización

facetas

10 resultados

Antonio Márquez Ordóñez

 

Maestro de Pedagogía Inclusiva (como le gusta llamarla) desde hace 11 años. Actualmente trabaja como maestro del Equipo de Atención a Ciegos y D. Visuales de Granada, donde lleva ya 8 cursos.

 

Coordinador del blog Visuales Granada con el que ganaron la Peonza de Bronce en Espiral Edublogs de 2012.

 

Ha obtenido el Primer Premio en el XV Concurso Internacional de Investigación de Experiencias Escolares de la ONCE con el Proyecto "Los Ciegos y la ONCE"

 

Participa en la coordinación de varios proyectos colaborativos como son Tertulias con Sabor a Chocolate y MesasNEE siempre aportando un toque referido a la Pedagogía Inclusiva.

 

Su blog personal se llama Si es por el maestro, nunca aprendo y en él anda reflexionando sobre todo esto que es la educación, las TIC, las TAC y sobre todo, la Inclusión.

 

LA FAMILIA INCLUSIVA: METÁFORA DEL DOCENTE APASIONADO

 

La participación de cualquier niño en todas las actividades del entorno que le rodea nace de manera espontánea y natural, por su propia curiosidad y ganas de crecer. Para ello pone sobre la mesa todo el repertorio de estrategias con el que viene configurado. Un repertorio  que le permite conectar con su entorno, relacionarse y aprender. Los sentidos vienen programados para convertir esas sensaciones en información procesada, y de esa forma va construyendo un conocimiento del mundo único y personal. Todos los niños del planeta, tengan la condición que tengan, construyen su realidad de esta forma.

 

Pongámonos en el caso de Javier. Alrededor de los dos años, Javier tenía una forma peculiar de descubrir y asimilar su entorno cercano: era capaz de observar los detalles más pequeños e insignificantes de los objetos que lo rodeaban. Le gustaba tocarlos, olerlos y descubrir su sabor. Era capaz de organizar todas esas sensaciones y establecer, a modo de murciélago, un mapa multisensorial del elemento, y esto daba la posibilidad de otorgarle significado. Soñaba y pensaba con dibujos mentales de las cosas.

 

Además, Javier tenía a esa temprana edad una fascinación por la música que salía de lo normal. Era capaz de reproducir cualquier melodía rítmica con estructuras reconocibles. Lo hacía de forma verbal, a través de la percusión manual, e incluso representando ritmos a nivel corporal.

 

Javier creció en una familia numerosa. Era el último de 10 hermanos. El mayor tenía 19 años. La madre de Javier trabajaba toda la jornada y echaba horas extra en un segundo trabajo. Su padre era el que se encargaba de dirigir a toda la prole cuando la madre no estaba, aunque siempre estaban conectados, como un equipo.

 

Sin duda era una familia muy unida. Todos los hermanos tenían sus propias cualidades y capacidades y las ponían siempre encima de la mesa para ayudarse los unos a los otros: Luis, era capaz de recordar, memorizar y jugar con los números. Se le daban bien las mates. Otra de las hermanas, Juana, podía orientarse de forma natural en un lugar en el que nunca había estado. Andrés ayudaba a su padre cuando había que hablar con personas adultas, se le daba bien la dialéctica. Al que más quería Javier era a Julio, tenía la cualidad de saber ayudar a cada uno de sus hermanos cuando más lo necesitaban, y con él tenía una paciencia especial.

 

El secreto de esta familia consistía en hacer todo juntos. Cualquier cosa que se les ocurriese la planificaban entre todos. Se inventaban proyectos increíbles, visitaban sitios o construían cabañas. Cada uno aportaba su "cualidad especial" para poder realizarlas. Establecían un reparto de roles donde todos eran importantes y todos cooperaban para que el evento fuese especial. Se ayudaban en una interdependencia mutua. Siempre consideraban que todos y cada uno de los hermanos podía hacer cosas, podía aportar cosas.

 

Su padre actuaba como un gran maestro y solo tenía que organizar un poco las cosas de mayores, pero su gran contribución consistía en contarles a cada uno de los hermanos el mundo de la forma en que cada uno de ellos podía percibirlo. Sabía cómo plantear la misma jornada de ocio para Javier, para Andrés o para Julio. De manera natural era capaz de programar la actividad con múltiples niveles de complejidad: uno para cada hijo. Conocía a sus hijos y sabía qué les gustaba a cada uno, sabía que la jornada no sería especial para todos si solo planificaba para él. Cuando el proyecto inventado por sus hijos o por él era muy complejo, siempre llamaba a su hermano y a su vecino. Y siempre contaba con su mujer, que le asesoraba y orientaba. Juntos planificaban el trabajo y vigilaban que todos los hijos lo pasaran bien. Nunca se olvidaba de decirles a sus ayudantes que Javier necesitaba que los dibujos lo guiasen. Nunca se olvidaba de decirles a sus ayudantes que Andrés necesitaba ser el portavoz del grupo, y que si Juana no era la encargada de guiar al grupo por las rutas planteadas, no se lo pasaba bien.

 

 Este padre tenía un secreto: "conocía a la perfección a sus hijos". Sin duda esto era "pasión" de un padre y "motivación" de un maestro.

 

Cuando Javier entró en la escuela algo pasó...

 

De repente a nadie le interesaba la gran cualidad de atribuir olores, sabores y formas a los objetos. A nadie le hacía falta eso. Todos querían que aprendiese a leer y a escribir, como si eso fuese importante para construir sus mapas sensoriales.

 

Además no tenía ningún compañero que le explicase las cualidades de los números o las letras, como lo hacía su hermano Luis; y tampoco nadie le ayudaba cuando no entendía las cosas, como lo hacía su hermano Julio. Todo era caótico, sin sentido y sin comprensión sensorial... Así que Javier, para no caer en una gran melancolía y tristeza tarareaba ritmos aprendidos en casa, y así se sentía protegido. Pero la música tampoco era interesante en la escuela... sólo les interesaban los números y las letras. No querían que cantase porque molestaba a los compañeros. Tenía que estar callado aprendiendo números y letras. Ni siquiera le dejaban que usara la música y las sensaciones para aprender esos dichosos números y letras. Nadie lo comprendía a él y él tampoco comprendía a nadie. - ¿Para qué eran esas letras? - se preguntaba todos los días. Además, su nuevo profe no sabía que Javier aprendía mejor con imágenes: - ¿pero por qué no se lo preguntará a mi padre? Él lo sabe.

 

Echaba de menos la sabiduría de su padre, echaba de menos que el profesor no se diese cuenta de que todos los niños que había en aquella habitación cuadrangular y de paredes blancas que olían a piedra y plastilina, eran absolutamente diferentes unos de otros.

 

Quizás se me olvidó contaros que Javier un día fue llevado a un cuarto pequeño, y que un señor de gris le pegó una pegatina en la frente que decía: "Síndrome de Asperger", y tampoco se lo contaron con dibujos.

 

Análisis de la metáfora del docente apasionado

 

La escuela debe conocer a sus alumnos, a todos sus alumnos. La educación inclusiva no significa que todos los alumnos se puedan ajustar a lo que la escuela propone, ofreciéndoles las ayudas que creemos que necesitan para hacerlo. El gran reto de la escuela inclusiva se basa en reconocer que los modelos que planteamos no se ajustan a todos, que los sistemas rígidos nunca tendrán una base de conocimiento de cada fortaleza de nuestros alumnos. Nuestro actual sistema no reconoce que Javier tenga habilidades sensoriales, visuales y musicales que le hacen representar el mundo que le rodea de forma diferente; el mismo mundo que se representa cada uno de sus compañeros con otras estrategias. Nos empeñamos en creer que Javier tiene que aprender de una única forma, una forma convertida en norma, una norma convertida en dogma.

 

El docente de la escuela inclusiva debe ejercer de "padre apasionado" de sus alumnos. De padre que conoce las cualidades que hacen únicos a sus hijos, que los hace, en definitiva, felices.

 

El nuevo docente que trabaje en centros inclusivos debe reconocerse en ese padre que propone estrategias como las expuestas:

 

Enseñanza  multinivel, estableciendo diferentes niveles de complejidad en las actividades planteadas propiciando la participación de todos desde cada uno de los propios procesos de pensamiento de los alumnos.

Aprendizaje cooperativo, creando estructuras de apoyo mutuo, interdependencia positiva y responsabilidad compartida.

Distribución de roles, de manera que todos los participantes tengan una misión otorgada en función de sus potenciales personales.

Docencia compartida, que permita que los alumnos estén siempre juntos los unos con los otros, y no "en casa del vecino sin sus hermanos".

Aprendizaje personalizado, evaluando y descubriendo esos verdaderos potenciales únicos y personales de cada chico, respetando los diferentes ritmos.

Aprendizaje basado en retos, proyectos o problemas que involucren a cada uno de sus alumnos y los haga participar de forma activa.

 

Cada uno de nosotros debe reconocerse en esa motivación personal, en esa "pasión" por enseñar a todos sus alumnos.

¿Reconoces tu labor docente mirando a este padre? Cuando lo hagas, estaremos hablando de escuelas inclusivas.

 

 

Referencias Documentales

- Francisco Zariquiey Biondi: Gestionamos la Diversidad dentro de la Red de Aprendizaje Cooperativo. En www.colectivocinetica.es

- Javier Tourón (2014): Aprendizaje Personalizado. En http://www.javiertouron.es/2014/11/que-es-el-aprendizaje-personalizado.html

- José Blas García (2016): "Cómo comenzar un proyecto ABP desde los intereses de los estudiantes". En http://www.jblasgarcia.com/

- Antonio Márquez (2016): “El reparto de roles, una propuesta para el aula inclusiva”. En http://siesporelmaestronuncaaprendo.blogspot.com/2016/10/el-reparto-de-roles-una-propuesta-para.html

 

 

...

RESUMEN DE LA EXPERIENCIA

En los años 90 se produce un gran cambio al extenderse la obligatoriedad de la educación hasta los 16 años y, por ello, el acceso de todo el alumnado a la enseñanza secundaria, incluido el alumnado con necesidades educativas especiales (nee).


En este contexto es donde comienza nuestra experiencia con la formación de un grupo de trabajo de profesores y profesoras de secundaria de distintas especialidades, familias y profesionales de la Asociación Granadown, que se desarrolló desde el año 2000 al 2003. La motivación e inquietud de este grupo giraba en torno a la atención de la diversidad en la educación secundaria.


El profesorado sentía la necesidad de introducir en su práctica docente nuevas estrategias y las familias no comprendían por qué en la educación secundaria la única medida para sus hijos era el aula de apoyo, en espacios y tiempos diferentes a los de sus compañeros.


Con el apoyo de la Administración y la Asociación Granadown, en el curso 2003-2004, se inicia un proyecto en el instituto de nueva creación “IES Laurel de la Reina”, en La Zubia (Granada). Para comenzar se cuenta con cuatro profesoras con destino en comisión de servicios quienes adquieren el compromiso de poner en práctica las reflexiones y conclusiones de esos tres años anteriores en la creación de un contexto inclusivo.


Los siguientes trece cursos de la experiencia avalan que las prácticas inclusivas han abierto puertas y han dado muchas satisfacciones al profesorado, a las familias y, sobre todo, a un alumnado que, en su punto de partida, estaba abocado a la exclusión del aula ordinaria y de una educación común con los compañeros de su edad y a la que tienen derecho desde el 13 de diciembre de 2006 , con la aprobación de la Convención
Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad en la ONU.

 

 

OS INVITAMOS A LEER Y DESCARGAR LA EXPERIENCIA HACIENDO CLIC EN EL TÍTULO: LA INCLUSIÓN EN EL IES LAUREL DE LA REINA

 

 

...

Teniendo en cuenta los objetivos que nos planteamos, nuestro alumnado ha aprendido la lengua a través de este proyecto, se ha acercado a la poesía, ha desarrollado diferentes actividades creativas, ha realizado tareas de escritura, se ha acercado al curriculum educativo,pero sobre todo ha disfrutado, ha compartido espacios y tiempos escolares, ha desarrollado una autoestima positiva, ha conocido otros entornos lingüísticos, se ha sentido emocionado publicando su primer libro, titulado YO SOY…


Por mi parte, he sentido una gran satisfacción al ver a un alumnado autónomo y responsable de su aprendizaje, trabajando en el seno de un equipo, satisfecho del trabajo bien hecho y dispuesto a emprender otras ideas.

 

 

 

...

Los resultados obtenidos indican que, aunque la escuela ha mejorado en los últimos años con una integración total del alumnado, aún nos encontramos lejos de la inclusión por diversos motivos. Los docentes están a favor de la inclusión pero solicitan más medios, información, formación, menos alumnado por clase para realizar una educación más individualizada partiendo de las necesidades de cada alumno y con un profesional de Pedagogía Terapéutica con mayor tiempo para dar parte del horario, dentro del aula de referencia del alumno/a.


En la etapa de infantil hay inclusión, todos juegan y aceptan las diferencias individuales de cada uno. En primaria, nos encontramos con un curriculum marcado por tiempos y clases regladas con grandes necesidades adaptativas de un alumnado muy diverso y amplio por clase. Ya en la etapa de secundaría nos alejamos enormemente por la falta de formación en el ámbito, una legislación que no colabora y una disminución de profesionales de pedagogía terapéutica que puedan orientar y apoyar el proceso.


Las entrevistas indican que no hay inclusión pero que nuestras aulas están llenas de docentes con una gran ética profesional y que dan pinceladas hacia el cambio, reflexionan hacia lo que necesitan para crear una realidad en la que todos tenemos cabida y todo esto hace que nuestras escuelas den pasos lentos pero firmes.


Desde mi propia experiencia, para que la inclusión sea efectiva necesitamos poder trabajar con un ratio menor de alumnado, un mayor refuerzo dentro de aula, entendiendo las peculiaridades de nuestro alumnado y aceptando las diferencias individuales. Necesitamos mayor comprensión legislativa y una mayor cooperación Centro, familia y grupo clase, en los que se establezcan orientaciones para todos y por todos.


Hay que dar un giro a lo que nos queda de esa mentalidad retrógrada y negativa, aceptando que nos beneficia a todos, creando en nosotros determinados valores que son esenciales en la vida, mejorándonos como docentes, compañeros y amigos.


Espero que llegue el día que no tenga que ver llorar de felicidad a una madre de un alumno de NEAE porque ha sido invitado su hijo a un cumpleaños.

 

 

...

Autor/es: remedios manzano

Autor/es: remedios manzano

Pinceladas de ilusión

tipo de documento Informes

Actualmente, y es una suerte, la inclusión es un tema candente en nuestra sociedad. Sin duda, ello se debe al clamor de asociaciones, familias, docentes y movimientos sociales que luchan por hacer realidad la creación de espacios accesibles en los que todos tengamos cabida. Ello supone hacer frente a las barreras que limitan el derecho a una educación inclusiva.


Antes de adentrarme en el mundo de la inclusión, me gustaría aclarar que este artículo no pretende teorizar acerca de qué es o qué no es, de quiénes son los sujetos objeto de la misma o cómo deben actuar los agentes implicados en esta, aunque se darán algunas pinceladas al respecto. Tampoco soy una especialista en este tema. Simplemente, ante la insatisfacción en mi trabajo, como maestra de Audición y Lenguaje, decido plantearme cómo acabar con esa brecha. Es en este momento, cuando empiezo a tomar conciencia de que existen otras formas de enseñar y también de aprender.


Así pues, lo que se pretende es describir algunas actuaciones que repercuten positivamente en la creación de aulas y centros más inclusivos, o al menos, abiertos a emprender este camino. Por tanto, se tratarán prácticas en un marco real, desde la perspectiva de una docente inmersa día a día en esta ardua tarea, en la que tanto medios como administraciones, como el desconocimiento o falta de formación de algunos profesionales, lleva en bastantes ocasiones a crear barreras difíciles de derribar.

 

La UNESCO define la inclusión como un movimiento orientado a transformar los sistemas educativos para responder a la diversidad del alumnado. Es fundamental para hacer efectivo el derecho a la educación con igualdad de oportunidades, y está relacionado con el acceso, la permanencia, la participación y los logros de todos los estudiantes, con especial énfasis en aquellos que por diferentes razones, están excluidos o en riesgo de ser marginados.

 

El propósito de la educación inclusiva es permitir que los maestros y estudiantes se sientan cómodos ante la diversidad y la perciban no como un problema, sino como un desafío y una oportunidad para enriquecer las formas de enseñar y aprender. (UNESCO, 2005)


Esta definición se circunscribe al ámbito educativo y escolar, en el cual se desarrollan mis propuestas, enmarcadas en un centro ordinario. Dichas actuaciones siempre se realizan teniendo en cuenta que de ello dependerá la participación del alumno en la sociedad.


En este marco, hablar de inclusión es hablar de atención a la diversidad y de sus implicaciones. Por tanto, debe ser considerada como una búsqueda interminable de formas más adecuadas de responder a la diversidad (Ainscow, Both y Dyson 2006). A lo largo de este proceso, es preciso y prioritario, no perder de vista la búsqueda de respuestas adecuadas y ajustadas a las necesidades reales que presentan los alumnos
(individual y socialmente considerados). Para ello, recurrimos al uso de los medios que en ese momento estén a nuestro alcance.


A lo largo de los años, a partir de investigaciones, estudios y reflexiones, van surgiendo propuestas para abordar la inclusión. La mayoría de ellas, con las que estoy totalmente de acuerdo, están basadas en el uso de metodologías activas y participativas. Convencida de que es el camino a seguir, actualmente mi formación, siempre desde un enfoque práctico, gira en torno a ellas.


Tres aspectos claves en todas mis actuaciones y propuestas son: una actitud abierta y colaborativa, los principios marcados por el Diseño Universal de Aprendizaje y el uso de las TIC.


Por otra parte, considero que no existe un único itinerario para todos. El proceso a seguir difiere de un centro a otro, e incluso en aulas de un mismo centro, ya que está mediatizado por el contexto inmediato y no solo por el tipo de alumnado. Ello implica conocer bien la realidad de la que partimos y, al igual que en cualquier actuación o proceso que iniciamos, es necesario partir de una evaluación (indagación y reflexión) de esta. Para ello disponemos de algunas herramientas como Análisis DAFO y el Index for Inclusión, elaborado por Tony Booth y Mel Ainscow (2002). Con respecto a esta última se puede consultar la 3ª edición traducida y adaptada por Gerardo Echeita, Yolanda Muñoz y Marta Sandoval “Guía para la Educación Inclusiva”.


Tras realizar alguno de estos análisis, y detectadas las barreras que nos impiden avanzar hacia la inclusión, sería el momento de iniciar planes de mejora que estén a nuestro alcance. A veces, puede ser oportuno comenzar con actuaciones puntuales que sirvan de ejemplo, transmiten nuestro entusiasmo y despiertan motivación.


 

Este informe ha sido redactado por Lucia Fernández Vivancos (@lucilogo) para descargártelo completo debes hacer clic sobre el título: Pinceladas de ilusión

 

 

...

José Blas García Pérez

 

Es Maestro y Licenciado en psicopedagogía por le UMU. Máster en Educación y Comunicación Audiovisual por la UNIA.

 

En la actualidad  ejerce como maestro  en las Aulas Hospitalarias del Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca, de Murcia y como Profesor Asociado al Departamento de Organización Escolar en  la Facultad de Educación de la Universidad de Murcia

 

Colaborador activo en los proyectos colaborativos HangoutEDU, Tertulias con Sabor a Chocolote, INED21

Administra el blog Transformar la Escuela

 

Las emociones en educación me importan y persigue hasta la extenuación los principios de equidad y calidad en el sistema educativo: Una escuela para todos, donde todos permanezcan, progresen y promocionen con independencia de su situación y características personales es la revolución pendiente.

 

EN EDUCACIÓN, LA INCLUSIÓN ES EL GRAN DESAFÍO

 

domingo, 13 de noviembre de 2016 -

 

No es nada original este reto, Sé que se trata de una vieja aspiración. Que hace años que el concepto inclusión sobrevuela por nuestras escuelas, nuestras leyes y nuestro acervo docente. Pero, al mismo tiempo, también observo, con mucha desesperación, que la inclusión todavía no ha aterrizado en las escuelas.

 

123RF-Autor: Alexmillos

 

Recorrido: de la integración a la inclusión

 

Supuestamente la inclusión ha venido a sustituir el paradigma anterior: la integración. Una perspectiva que suspuso un gran salto cualitativo en la atención un buen número de niños y niñas en edad de escolarización obligatoria. Para los niños y adolescentes que poseían alguna discapacidad se decidió, por ley -y sin consulta prevía-, que se integraban en los colegios que les correspondía por escolarización ordinaria. La integración se hizo con muchas lagunas. El propio ámbito educativo. a priori y por definición, integrador, lo que hacía era convertirse en un discriminador  porque continuaba tratando a los niños que se iban integrando, al sistema llamado ordinario, como especiales. 
Con una integración mál asentada, llegó la inclusión. De nuevo, con muy poca reflexión, se sutituyó en todo el sistema educativo  como sinónimo de integración. Integración e inclusión como una misma forma de entender la diversidad en la educación: nos centrábamos en la deficiencia del alunno en vez de observar sus capacidades. Una vez más nos equivocamos. Pensábamos que al cambiar la denominación, mágicamente, cambiaríamos las prácticas, pero no ha sido así.  Un cambio dificultoso, además, tanto por la visión social del déficit que se continúa teniendo, como por las tendencias homogeneizadoras de la tradicional legislación educativa española.

 

¿Qué hacer?: Análisis y reflexión sobre lo que hacemos

 

En el año 2000, T.Booth y M.Ainscow, desde el Centre for Studies on Inclusive Education (CSIE), de Bristol en UK , diseñaron una guía que ha sido, y es, referente en el mundo para desarrollar procesos de inclusión en educación: Index for inclusion.
Esta guía establece tres ámbitos donde las comunidades educativas pueden revisar sus elementos para analizar y comenzar la transformación, si procede, en un centro inclusivo:

I Cultural. La guía nos invita a preocuparnos por crear una comunidad escolar segura, acogedora, colaboradora y estimulante, en la que cada uno pueda sentirse valorado.
II Política. La guía nos orienta, mediante los descriptores oportunos, a elaboración de políticas inclusivas de centro, vinculadas a la innovación y el desarrollo del mismo y al objetivo meridiano de que mejore el aprendizaje y la participación de todo el alumnado.
III Prácticas. Este documento nos oriente al desarrollo de prácticas inclusivas que sean reflejo de la cultura y las políticas desarrolladas por el centro educativo.

Prácticas que tenderán a promover, no sólo la presencia y la participación de todo el alumnado en las dinámicas de aprendizajes establecidas, sino que promuevan y apunten hacia  el aprendizaje y la promoción de todos ellos: en la escuela, cabemos todos.

 


Educar es incluir: la revolución

 

La revolución que haga posible la inclusión tiene que afectar al corazón mismo del sistema educativo. Educar es incluir. Una desafío que conlleve tanto una transformación de currículos, estrategias organizativas y culturas educativas, ancladas en los siglos pasados, como un potente desarrollo innovador que potencie mucho más una estructura educativa amplia y flexible, que posibilite la creatividad docente, la autonomía organizativa y  la apertura de los aprendizajes al tejido bio-contextual que los constituye.

Hablar de inclusión y educación es reflexionar  sobre cómo transformar los sistemas educativos a fin de que se conviertan en espacios acogedores, libres de barreras de ningún tipo... amigables para todos. Espacios educativos  que permitan de todo el alumnado, más allá de sus características concretas.  poder educarse..es decir, desarrollarse como individuo inacabado que es.


Prerrequisitos para hacer  posible la escuela inclusiva

 

  • Resituar la escuela donde le corresponde, como una “comunidad de aprendizaje” al servicio de la propia comunidad.
  • Replantear un currículum común, que sea realmente común, es decir, válido  para todo el alumnado.
  • Programar la enseñanza para que todos puedan aprender-
  • Fomentar la autonomía del alumnado: las estrategias de autoregulación del aprendizaje.
  • Organizar el trabajo en el aula de modo que los alumnos puedan aprender unos de otros:

Adaptados de Pujolás 2003
 

 

 

La práctica: Metodologías Activas e Inclusivas

 

La inclusión también tiene que ver con ofrecer calidad. Hoy mismo, un twitero  argumentaba que "la educación inclusiva como dogma es ineficaz", como si fuese una religión o credo.
La inclusión educativa es una forma de sentir, vivir y hacer , Una manera de gestionar la riqueza de la diversidad, Una riqueza que sólo podremos considerarla como predictor de calidad, si es eficaz para la mejora de logros, o lo que es lo mismo, si es mejor para que todos puedan aprender juntos.
Así, para una buena gestión de la diversidad y hacer de la inclusión una visión irrenunciable, es preciso, elegir metodologías que aprovechen esa diversidad, que la aportación diversa y rica sea un potente recurso para que todos aporten y todos aprendan.
De entre todas las posibles, he elegido, para terminar este post, las organizaciones de aula y las metodologías activas más valoradas, por la mayoría de  autores y maestros, como idóneas para hacer una realidad el sueño de la inclusión.

  • EL APRENDIZAJE BASADO EN PROYECTOS. El trabajo basado en proyectos se articula en base de los interrogantes que formula el alumnado. Cada nuevo interrogante puede constituir un nuevo proyecto y éste a su vez un nuevo aprendizaje. Esta forma de organizar la enseñanza-aprendizaje implica asumir que los conocimientos escolares no se articulan para su comprensión de una forma rígida, en función de unas referencias disciplinares preestablecidas y de una homogeneización de los individuos y de la didáctica de las disciplinas. 
  • LOS MÉTODOS DE APRENDIZAJE COOPERATIVO. Son estrategias de carácter organizativo y didáctico. De una parte organizan al alumnado por medio de pequeños grupos de trabajo a la hora de trabajar. Por otra el modelo de aprendizaje se realiza desde una perspectiva cooperativa. Consiste, fundamentalmente, en que los alumnos se ayuden para aprender trabajando en equipos reducidos. El grupo cooperativo permite que la adquisición de conocimientos sea compartida, fruto de la interacción y cooperación entre los miembros del grupo, por lo que resulta muy positivo para que el alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo pueda aprender y autorregular sus procesos de aprendizaje. 
  • LA ENSEÑANZA MULTINIVEL. El diseño de actividades multinivel constituye otra forma de atender la diversidad en el aula porque posibilita que cada alumno encuentre, respecto al desarrollo de un contenido, actividades acordes a su nivel de competencia curricular. La enseñanza multinivel trata de dar respuesta a la diversidad de niveles. Las claves de este procedimiento está en la multiplicidad en la formas de aprender (estilos de aprendizaje), el desglose de actividades en distintos niveles (de más simple a más complejo) y en las formas de evaluar (utilizando variedad de técnicas e instrumentos). 
  • LA ENSEÑANZA COMPARTIDA O CO-ENSEÑANZA DE DOS PROFESORES EN EL AULA ORDINARIA. Dos profesores enseñan juntos y comparten la responsabilidad docente. Esta alternativa supone el aprovechamiento de los recursos personales del centro (profesores de apoyo, profesores de pedagogía terapéutica, profesores de compensatoria...) en el aula ordinaria. Un aspecto esencial en este metodo es que los profesionales participan en la enseñanza en condiciones de paridad o igualdad. Se establece durante un periodo de tiempo concreto todos los días, o ciertos días semana. Los profesores son corresponsables de la actividad docente: programan, realizan y evalúan conjuntamente. Reconocimiento de sus fortalezas y debilidades de manera complementaria. Los profesores en parejas se observan entre sí como medio para mejorar desarrollo profesional

 

 

 

...

Encuentra

facetas