formularioHidden
formularioRDF
Login

Regístrate

O si lo prefieres...

 

Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y analizar los hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.

Toda la biblioteca > escuela de las primeras veces

facetas

3 resultados

Los primeros seis años de vida del niño son vitales en el desarrollo de la persona, es impresionante constatar día a día cómo va aprendiendo a desenvolverse en el medio, pasando de depender en todo del adulto para terminar, a los 6 años, con una increíble actividad física y mental que le permite tanto jugar con la pelota, trepar por los árboles, realizar sencillos textos o adquirir pequeñas responsabilidades.

Hablaba Mercedes Ruiz de la escuela de las primeras veces y eso es la Educación Infantil: la etapa privilegiada en la que los docentes pueden ver cómo los niños y niñas comienzan a andar, a expresarse y comunicarse, a resolver sus primeros problemas de convivencia con los iguales, a experimentar qué es el compartir, el perdonar o la amistad, y todo ello desde la actividad más natural en el niño: el juego.

Resulta evidente que “las primeras veces” de la infancia de hace 20 años no son las mismas primeras veces de la infancia de hoy. Tampoco las familias de hace 20 años no eran como las familias de hoy día, ni mejores ni peores, pero sí diferentes, tanto  como el mundo y la sociedad digital actual. Esto hace que la escuela infantil de hoy tenga que asumir retos totalmente nuevos, tanto en la relación con el niño como con las familias y la sociedad en general.

 

Situación actual en el primer tramo 0-3

Según Pepa Alcrudo, una de las autoras del informe La educación infantil en España, "el problema de nuestro país está en que todos los gobiernos, unos más que otros, han venido considerando la inversión en educación infantil como un gasto; así que han optado por abandonarla a su suerte, especialmente el ciclo de 0 a 3 años", considerando este primer tramo como meramente asistencial y desvinculándolo, casi en la totalidad de los centros, del segundo ciclo de la etapa de educación infantil. Carles Parellada aboga por la necesidad de reforzar el carácter educativo de este tramo y valorar, como sociedad, el aspecto compensador, preventivo y educativo, en una edad de gran plasticidad en la vida de las personas. Todo esto nos diferencia de los países del norte de Europa, donde se incentiva la crianza en casa. En nuestro país, sin embargo, no es así, debiendo trabajar en la mayor parte de los hogares tanto padres como madres, no existiendo, además, una política adecuada para conciliar la vida familiar y laboral.

Por otro lado, nos encontramos en un momento en el que gran número de escuelas de educación infantil suplen estas carencias legislativas desarrollando proyectos educativos de gran valor. En la web de la Asociación Mundial de Educadores Infantiles, AMEI-WAECE, podemos encontrar infinidad de buenas prácticas, valgan los siguientes ejemplos:

  • “Escuela Gran Vía”, que bajo la dirección de Marisa Moya desarrolla un proyecto educativo donde cobran importancia la relación con las familias, la inteligencia emocional y la potenciación de la expresión en sus distintas formas. Podemos seguirla en la red en #escuelaenREDada
  • “Escuela infantil El Nogal” , en cuyo blog podremos ver su implicación con las emociones, con las nuevas tecnologías y sus incipientes pasos hacia la robótica.
  • “Escuelas municipales Bressol” del ayuntamiento de Barcelona o de Lleida que mediante el juego, la experimentación y una cuidada relación con las familias estimulan el desarrollo integral del niño.
  • E.E.I Zofio, en Madrid, que conforma una comunidad de aprendizaje cuyo principal objetivo es conseguir el éxito tanto afectivo, escolar y social de todos y cada  uno de sus alumnos.

Todas ellas nos demuestran que los niños son capaces de expresarse y desarrollarse más allá de lo que se espera en un centro con carácter meramente asistencial, lo cual nos debe hacer pensar cuán necesario es respetar todas las necesidades de la primera infancia y, a la vez, reclamar de la Administración el que regule adecuadamente este tramo.

 

Situación actual en el primer tramo 3-6

El segundo ciclo de Educación Infantil generalmente se encuentra ubicado en el mismo centro de la Etapa Primaria, lo que puede condicionar las expectativas que sobre este tramo educativo se generan padres y profesores. Sin ser de carácter obligatorio, los diversos estudios nos hablan del 95% de escolarización en estas edades.

Venimos viviendo un momento de esplendor en estas aulas, ya desde los años 90, en que se universaliza la educación en nuestro país y se introducen las corrientes constructivistas y cognitivistas en las distintas leyes educativas (LOGSE, LOE, LOMCE). El carácter educativo y los principios metodológicos incorporados: globalización, aprendizaje significativo, el juego como recurso principal, la relación con las familias y la adecuación de espacios y recursos, han favorecido las metodologías abiertas, basadas en la experimentación, expresión, rincones de juego, proyectos, nuevas tecnologías… siempre desde la perspectiva de concebir al niño como protagonista de su aprendizaje.

Algunos de los ejemplos de esto los podemos encontrar en los blogs de aula, que abren una ventana al quehacer diario e ilustran magníficamente lo que pasa dentro de las escuelas:

  • “La clase de Luna” ( Laredo, Cantabria), que nos sorprende con su creatividad y buen hacer,  empleando además del juego los medios audiovisuales como recurso fundamental. Su tutora, Raquel Vadillo Sierra, desarrolla gran cantidad de proyectos todos ellos de alta calidad.
  • “Los peques de mi cole” (Casas de Ibañez, Albacete) Cati Navarro nos muestra, de modo muy didáctico cómo implantar en el aula el trabajo con webquest, webclue, proyectos y últimamente la iniciación a la robótica.
  • Aula de infantil”  (Aguadulce, Almería) su tutora Carmen Pérez realiza una increíble labor de documentación de las actividades y proyectos que realiza en el aula, ejerciendo así una importante labor pedagógica para todo aquel que visita el espacio.
  • Etapa infantil” (Murcia) donde Salomé Recio, por medio de las TICs, acerca a los niños al conocimiento de la realidad fuera del aula.

Son muchos los blogs de aula y de centro que nos muestran las metodologías activas centradas en los intereses y necesidades del alumnado, donde el juego, las emociones, la creatividad y el uso de las tecnologías llevan a los niños y niñas a desarrollar todo su potencial y sus diversos talentos. Sir Ken Robinson afirma que “la escuela mata la creatividad” pero en educación infantil tenemos la oportunidad y los mimbres para que esto no sea así.  ¿Pero qué pasa cuando estos niños, aprendices motivados y felices, pasan a Educación Primaria y se ven obligados a permanecer en silencio la mayor parte de la jornada lectiva, a conocer el mundo a través de un libro de texto y a vivir con angustia su proceso lecto-escritor y matemático?

 

Familia y escuela

En los años 90 la mayor parte de las familias esperaba que la Educación Infantil ayudara a sus hijos a socializarse y a convivir con los demás, desarrollar el conjunto de valores y destrezas que no se pueden aprender en solitario. ¿Pero qué desean la mayor parte de las familias de ahora?

Podemos destacar en primer lugar la necesidad asistencial de dejar los niños durante su jornada laboral, ya que, como hemos dicho, suelen ser ambos progenitores los que deben trabajar. La sociedad se está volviendo cada vez más individualista, de modo que el interés por la socialización ya no ocupa el sitio que tenía y, por otro lado, la llamada cultura del éxito tan divulgada en los últimos años, hace que muchas familias se marquen un objetivo competitivo: que vayan al mejor colegio, entendiendo éste como: donde menos inmigración hay (se tiene la concepción de que baja los niveles),  con más recursos espaciales y tecnológicos,  con mayor amplitud de horarios,  dónde antes comiencen a leer y escribir… restando importancia a los valores democráticos, las necesidades de los pequeños y a sus posibilidades y limitaciones.

En este sentido, durante estos últimos años, con el auge de los colegios concertados donde parece primar más la competición que la sensatez y el respeto por el grado de madurez del alumnado, parece que hemos ido perdiendo el norte, embarcándonos en una espiral viciosa de competitividad para ver en qué Centro llegan los niños más preparados a la Educación Primaria, entendiendo por preparación “que sepa leer, escribir y calcular”, olvidando la importancia de aspectos como la psicomotricidad, la creatividad artística, el juego, la experimentación y la expresión libre, prerrequisitos básicos y fundamentales para afrontar una Educación Primaria de calidad.

 

Hacia dónde vamos

Está claro que este momento de encrucijada no es sencillo y que los docentes debemos mantenernos firmes en la necesidad de planificar entornos ricos y atractivos, en los cuales los niños vayan construyendo sus propios aprendizajes de la forma más lúdica y significativa. Para que ello sea posible, y además se vaya extendiendo para dar una adecuada respuesta a la infancia, debemos perseverar y favorecer la comunicación en toda la comunidad educativa. Hay que hablar con las familias, favorecer la colaboración y participación. Proyectos como las Comunidades de aprendizaje tal vez tienen mucho que aportarnos en este campo.

Es cierto que, en muchos casos, el profesorado motivado y comprometido con el cambio en ocasiones se siente solo, sufriendo la apatía de sus claustros, pero no es menos cierto que, poco a poco, se va extendiendo, ya que la motivación interna crece tanto en el alumnado como el profesorado y las familias que, siempre que estén bien informadas y que tengan la posibilidad de participar activamente en la escuela, suelen ser uno de sus grandes apoyos.

La llegada de las redes sociales: Twitter, Facebook,  Internet en el aula u otros espacios de interacción, ha posibilitado que, lejos de sentirse solos, los docentes se sientan acompañados y valorados como se merecen. La realidad es que los cambios educativos son lentos y la comodidad y los miedos al abandono de las rutinas adquiridas durante años hacen que estos procesos de apertura y aire fresco tarden en llegar más de lo deseable.

Pero el futuro ya está aquí y el aire fresco va llegando, aunque sea de forma racheada. Es responsabilidad de las administraciones abrir las ventanas, impulsarlo y no ahogarlo con burocracia. Los docentes tienen la apasionante tarea de dar respuesta a los talentos latentes en nuestro alumnado.

 

Webgrafía

...

Mi mamá viene ya ¿verdad? Tras unos ojos enrojecidos, se asoma una vocecilla que interpela a todo adulto que se vaya cruzando en su deambular por la escuela infantil. 

Bienvenido o bienvenida a esa escuela de las primeras veces.

Si llegas en los primeros días de septiembre, los llantos y las ansiedades de padres y madres, de los niños y niñas y, si me apuras, hasta de los educadores y educadoras que atienden a esos plañideros, que no cesan de llorar, que andan buscando abrazos y caricias, envuelven el ambiente.

Terminando el curso escolar la imagen es un… ¡pero mírale, ni me dice adiós!

Esta sociedad parece que ha perdido el rumbo y se nos olvida que estamos esculpidos con el cincel de muchas primeras veces…tu primer lápiz, tu primer cuento, tu primer amigo, tu primer amor, la primera vez que fuiste a la playa, el primer viaje en avión, tu primer desamor, tu primer trabajo…

En la escuela de las primeras veces queremos sentarnos, junto a tí lector, a charlar tras ¿un café? No será posible, no disponemos de “ese” tiempo. Estamos en un ir y venir de acá para allá y no tenemos tiempo para saborear y deleitarnos con esa caricia de la manita que te hace cosquillas en el tobillo cuando te sientas junto a ellos para contar un cuento, con ese mirar y esperar a que resuelva su vértigo a tirarse por el tobogán, a probar su papilla salada o a jugar a esconderse y a golpear cajas vacías, latas o palos. 

Parece que tenemos que tener el tiempo ocupado en defender y reivindicar juguetes educativos, canciones en inglés, cursos de estimulación para bebés, miles de fotos y videos en los que la cara del bebé es la protagonista pero …

¿Qué necesita el niño en su escuela de las primeras veces? Sosiego, seguridad porque tiene los límites de lo que sí y de lo que no puede hacer, cariño y confianza en que sus padres y sus educadores están de acuerdo, se respetan y dialogan.

Dice Tonucci que el niño y la niña necesitan coger porquería del suelo, pisar los charcos, jugar solos sin que
los adultos intervengan, ellos a sus cosas y nosotros a las nuestras, resolver los problemas con sus iguales,
ese ceder y negociar… Necesitan abrir sus bolsillos en la escuela y vaciarlos para aprender juntos: la piedrecita del patio que brilla, el trozo de papel arrugado, un trozo de caramelo chupado…

La pedagogía del asombro, de la pregunta y de las caricias son las que hacen que el clima de la escuela de las primeras veces resulte seguro y nutricio a esos inquietos ojos y manos que todo lo miran y tocan mientras lo acompañan de un sonoro ¿po qué?

Alfredo Hoyuelos que tanto ha aportado a esa escuela de las primeras veces vuelve a poner la diana en un tema candente “De nuevo hay clases en las que la mayor parte del tiempo los niños están sentados haciendo fichas, algo que va contra la naturaleza de estas edades. Maestros y maestras que elevan el tono de voz y asustan a los niños –quienes, si algo necesitan en estas edades, es sobre todo seguridad-, profesores y profesoras que miran el reloj pues las horas se les hacen eternas. De esta forma, el currículo escolar de la Educación Infantil está robando en un 90% el tiempo de juego para los niños. Tiempo que las criaturas necesitan vitalmente para crecer y construir su cultura.”

Desde la escuela de las primeras veces queremos compartir, instantáneas de su vida, de esa que ellos quieren descubrir y vivir, de esas preguntas que quieren formular, de esas risas y de esos llantos, que en compañía, se llevan mejor porque tiempo habrá de saberse la lista de colores en español, en inglés y en la legua materna porque se nos olvida que nuestra escuela no es bilingüe sino plurilingüe. En casa se puede cantar y contar historias en árabe, rumano, catalán, gallego, euskera o ruso. Las abuelas y los abuelos están en nuestras escuelas para algo más que para acoger, de nuevo, a las familias que no tienen trabajo y para llevar y traer a los nietos mientras los padres tienen dilatados horarios laborales.


Como dice Mº Carmen Díez, “Juntarse a hablar es uno de los actos más característicos y saludables que tienen lugar entre las personas. Sin embargo, en este tiempo de prisas, de “eficacia”, de “pasar”, se está convirtiendo en una costumbre frágil, y casi en peligro de extinción. Pensemos por un momento en esos grandes grupos de adolescentes que se balancean al ritmo de una pulsación musical que no precisa palabras; en esas conversaciones hechas a base de tópicos, en las que no se transmite apenas nada; en ese andar de puntillas para no despertar ningún conflicto y, así, no tener que taparlo o que hablarlo. En esos escasos tiempos de encuentro familiar, envueltos por las televisivas y lejanas palabras de otros. En esas frases odiosas que invaden el lenguaje cotidiano: “No me cuentes tu vida”, “Olvídame”, “Ése no es mi problema”; en esos teléfonos móviles que acompañan a la gente, dándoles un simulacro de presencia
constante y consoladora...”

Desde esta escuela de las primeras veces, nos sentamos junto a ti lector, para conversar y contarte lo que
hacemos, para que nos cuentes lo que haces, y, así, juntos, poder compartir horizontes y preocupaciones.

Si quieres escuchar una tertulia te dejamos este programa de radio.

 

...

Encuentra

facetas