formularioHidden
formularioRDF
Login

Regístrate

O si lo prefieres...

 

Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y analizar los hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.

Morín, E. (2000) Los siete saberes necesarios a la educación del futuro. Caracas. Faces- Universidad Central de Venezuela y el Instituto de Educación Superior para América Latina y el Caribe IESALC/ UNESCO-Caracas pp124

Edgar Morín en esta pequeña y sustanciosa guía logra sembrar suficientes inquietudes para enfrentar con una visión diferente las realidades que nos circundan. Morín considerado un filósofo contemporáneo sintetizó los que que para él constituyen los puntos álgidos de la educación actual. Escritos a principios de esta década y propuestos como principios para la educación del futuro, mantienen su vigencia como propuesta de actitudes a desarrollar en el mundo global en el que vivimos.

El autor nos invita a repensar la educación, cuestiona las prácticas tradicionales de enseñanza focalizada en la adquisición de conocimientos parcializados, aislados y atomizados. Incita a cambiar la actitud etnocentrista por una más amplia e inclusiva. Concibe al mundo como un espacio compartido y conformado por todos.

Morín enumera los siete saberes comenzando por las cegueras del conocimiento: El error y la ilusión, en el que explica los riesgos que se corren por el apego a las ideas propias, al conocimiento particular y a la adoración del mismo como guías conductoras del hacer, del sentir y del entendimiento general. Considerar el conocimiento obtenido como inamovible obstaculizará el avance en la comprensión de los fenómenos sociales, científicos y humanos en general. Destaca la importancia del conocimiento pertinente, en este sentido hace referencia a la importancia de enfocar los fenómenos desde una perspectiva multidimensional, no solo a través de disciplinas aisladas, desde las que no se puede percibir la complejidad que envuelve todo lo que nos rodea.

Otra de las cuestiones que este autor indica es la necesidad de enseñar la condición humana. La individualidad  y el sentido social, son dos caras de la misma moneda, cada uno contribuye a formar el mundo en el que vivimos, pero a la vez ese mundo nos moldea, nos cobija, nos sesga de alguna manera. Por otra parte es imperioso tomar conciencia de los efectos que producimos en el medio ambiental, sabernos los centinelas del entorno para poder favorecer la convivencia en las mejores condiciones que la tierra nos puede ofrecer, a esto se refiere en cuanto a la enseñanza de la identidad terrenal. Cómo enfrentar las incertidumbres, es tal vez una de las mejores herramientas que se le pueden proporcionar a los estudiantes. La lucha por las exactitudes, por las certezas en las ciencias, por las predicciones sin error fueron las metas de otras épocas en las que se imponían corrientes positivistas y en las que también era importante el control de los fenómenos o al menos tener la ilusión de que se podían controlar. El desbordamiento de información y las facilidades de comunicación entre los diferentes actores sociales, científicos, tecnológicos, económicos hace que el marasmo de datos y teorías muchas veces entren en contradicción y no por ello dejen de ser válidas o verdaderas para explicar determinados fenómenos en determinadas condiciones.

Enseñar la comprensión, la tolerancia a los demás con sus formas diferentes de ser  y de hacer es otro de los principios que esboza Morín, como uno de los principales para posibilitar la convivencia entre la gran diversidad de entidades sociales existentes. Finalmente propone el desarrollo de la ética del género humano, en la que la solidaridad, el respeto y la ciudadanía global sea lo definitorio de la misma.

A través del discurso de Morín se logra percibir su concepción del hombre como ser planetario, global, que es específico de su contexto pero que a la vez contiene la esencia de los seres humanos de todo el mundo. Según su postura compartimos un destino común, por lo que invita a los docentes a enseñar la condición humana, a enseñar la tolerancia y la visión de la complejidad.

Fecha de publicación: 20/12/2010

Publicado Por CITA

Acerca de este recurso...

Visitas 172

Valoración 0 Me gusta No me gusta

Editores: Cargas Cita · CITA , Editores Biblioteca Escolar Digital · Centro Internacional de Tecnologías Avanzadas

0 Comentarios

¿Quieres comentar? Regístrate o inicia sesión