formularioHidden
formularioRDF
Login

Registriere dich

Oder, falls du lieber...

 

Panel Information

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y analizar los hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.

Centro de Conocimiento

facetas

51 Ergebnisse

Realizada por Rafael Mendia.

Pedagogo. Jubilado.

Ha trabajado en la promoción de la inclusión escolar y social.

Ha sido Presidente de ZERBIKAS fundazioa, Aprendizaje y Servicio Solidario en Euskadi.

 

rafaelmendia.com

 

 

Cuando llegó este libro a mis manos experimenté un cúmulo de sensaciones que me generaba su original, sugerente y amable título y que me ponía  en disposición de realizar una lectura provechosa y estimulante.

 

Cuando me sumergí en sus páginas, desde la Introducción hasta el final, pude ver cómo aquellos autores que habian ilustrado mi práctica docente desde hace casi 50 años, estaban ahí dentro y era como si los reviviera, como si me saludaran desde las reflexiones de la autora, Xus Martín. Mi tesoro pedagógico volvía aparecer  y tenía la sensación como que este ramillete de autores volvieran a revivir y seguían siendo de actualidad. Es curioso que en una civilización del “usar y tirar” aquellas referencias sigan estando vigentes.

 

Y por fin, una tercera impresión, me hacia tomar consciencia de que muchas de mis prácticas en aquella escuela también fueron “proyectos con alma” al constatar que eran proyectos con servicio a la comunidad.

 

Todas estas sensaciones me llevaron a hacer una primera lectura lo que se dice “de una sola sentada”, cosa que no me ha ocurrido muchas veces, ni en los relatos más apasionantes que figuran en mi biblioteca.

 

¿Qué tiene este libro que me estimula, me anima, me da vida y remueve mi alma pedagógica?

 

La segunda lectura fue más pausada, como degustando su contenido, paladeando las buenas ideas y reflexiones que contiene y aprendiendo mucho. A mi me gusta aprender y eso es lo que he estado haciendo desde el principio al final de este breve texto que invita a la práctica de proyectos con servicio a la comunidad.

 

El libro se compone de dos partes. La primera narra de manera pormenorizada la experiencia a partir de un proyecto con servicio en torno a “La salud” puesto en práctica por el alumnado de sexto de primaria de la escuela pública Can Besora de Molet del Vallés.

 

Esta primera parte describe, al estilo de un diario de clase,  de manera pormenorizada, el desarrollo del proyecto. Parte de una reflexión del alumnado sobre la salud y el establecimiento de las hipótesis de trabajo planteadas por los niños y niñas y el trabajo posterior de búsqueda de informción en las entidades sociales, la formación de grupos, la formulación de preguntas de interés de los grupos e imaginar servicios.

 

Una fase importante es la búsqueda de fuentes de información por parte de los distintos grupos y la visita a una residencia de personas afectadas de Alzheimer y la visita de una joven con parálisis cerebral.

 

Como señala el texto, se desarrolla por parte de los chicos y chicas una actividad frenética. “Las tareas se multiplican y la implicación de los chicos y chicas tambien”.

 

En esta narración se describen y analizan las tareas que desarrolla su profesor, Lluis. Convocar reuniones generales, facilitar fuentes de información, facilitar la organización de los grupos, moderar el trabajo, encaminar la tarea…facilitar la organizaicón de la información del grupo de diabetes, que se siente desbordado con tanto conocimiento acumulado, observar activamente al grupo de Alzheimer que tiene algunas discrepancias.

 

En esta descripción se destacan cómo los estereotipos sobre la salud, la enfermedad etc. se tambalean.El encuentro con Vero-una joven con parálisis cerebral- fue una experiencia emocionalmemte muy intensa para el grupo, de la misma manera que lo fue la visita a la residencia de ancianos para los expertos en Alzheimer. Dos actividades que han permitido a los alumnos acceder al conocimiento de una manera vivencial y descubrir el rostro humano de la enfermedad. Cada encuentro ha cuestionado creencias y maneras de pensar, ha generado dudas conceptuales sobre el término salud y ha hecho tambalear algunos estereotipos.” (Pág.32)

 

Después de este proceso los distintos grupos de trabajo deben exponer a la clase sus informaciones y sus avances asi como comunicar lo aprendido en el proceso. Hay un grupo que ha trabajado sobre la sexualidad y expone los conocimientos adquiridos a la clase. El grupo de diabetes lleva al Parvulario  sus aprendizjes, informa de lo que significa “hipoglucemia” y elabora con los niños un zumo de cerezas. El grupo de Alzheimer vuelve a la residencia Santa Rosa mejor pertrechados de sus conocimientos sobre esta enfermedad, han creado material y han preparado actividades expresamente pensadas en las personas mayores afectadas. El grupo de discapacidades prepara material que usarán en los talleres de plastilina, dibujo y baile.

 

Finaliza la descripción de esta primera parte del libro con un apartado de reflexiòn sobre lo aprendido.

 

“Como dicen Amanda y Mónica este proyecto ha sido el mejor porque hemos podido hacer cosas que nunca habiamos hecho y nos hemos dado cuenta que cuando nos pfreparamos bien pordemos ser útles a otras personas. (Pág.49)

 

Se entrega un dossier a cada alumno  y el proyecto se cierra.

 

La segunda parte se dedica a abordar los proyectos con servicio desde una dimensión más sistémica sin obviar la complejidad de esta práctica educativa.

 

Se compone de tres capítulos.

 

En el primero se presentran los predimientos que permiten llevar a cabo la actividad investigadores de los estudiantes, como son: detectar necesidades y definir el proyecto; elaborar información y preparar el servicio; sintetizar conocimientos y realizar el servicio; evaluar y comunicar resultados.

Este capítulo  se centra en la propuesta metodológica de los proyectos con servicio, organizada en fases que permite guiar el proceso y su impliación en el medio a partir de la tarea investigadora orientada al compromiso social.

 

En el segundo capítulo destaca los elementos pedagógicos que den contenido a cada experiencia ya que la autora no considera suficiente, para avanzar en la integridad educativa de un proyecto, la sola propuesta metodológica. Para ello describe siente elementos pedagógicos a tener en cuenta como son: el contacto con la realidad, el servicio, la investigación, la cooperación-autonomía, la reflexividad,, la participación y el partenariado.

 

Según la autora  y siguiendo a John Dewey “El entorno permite a los chicos y chicas conocer situaciones sociales que ignoran, conflictos que inquietan a algunos colectivos, problemas en el medio natural. Además les proporciona información diferente de la que pueden obener en los libros” (pág.75)

 

El contacto con la realidad no puede limitarse a una actividad puntual, es necesario volver una y otra vez a ella para conocerla mejor, para afinar la percepción, para frenar la influencia de estereotipos , para fijarse metas …

 

Después de observar la realidad e imaginar cómo podría mejorarla,  el grupo se plantea cuál va a ser su contribución. A partir de aquí se inicia el descubrimiento del servicio a la comunidad, es decir, el trabajo orientado a mejorar “lo que es de todos”.

 

Este punto de partida nos lleva, según  la autora, a profundizar en la calidad y sentido social del servicio y destacar los efectos formativos del servicio  adentrándonos a una reflexión cobre la aportación de las pedagogías socialistas y concluyendop que “De la misma manera que los proyectos con servicio se alimentan del legado de la pedagogia socialista también son deudores de la aportación del escultismo, movimiento fundado por Baden Powell a principios del s.xx en Gran Bretaña. La vocación de servicio, su espiritu comprometido y la voluntad de participación social han sido elementos que le han caracterizado desde sus inicios. El servicio al prójimo es una de las cuatro dimensiones que definen sus propuesta educativa y que se traduce en acciones directas en el entorno del que participa la agrupación. El escultismo coincide con las pedagogías socialistas en la enorme confianza que tiene en los efectos formativos de la colectividad”(pág. 84)

 

El tercer elemento pedagógico es la investigación. En los proyectos con servicio los chicos y chicas son capaces de hacerse preguntas, plantear problemas, aventurar hipotesis  y comprometerse en la búsuqda de respuestas a partir de recopilar infrormación, contrastarla, organizarla, observar, eperimentar, deducir, comunicar, analizar variables, tomar decisiones y otros procedimientos cientificos.

 

En estos procesos se desarrolla un trabajo colabrativo además de activar la capacidad de autonomia de los chicos y las chicas  desarrollando el autoconocimiento a través de la interacción social y practicar el consenso como proceso, así con la ayuda de terceros.

 

Otro elemento pedagógico es el desarrollo de los procesos reflexivos de manera concreta a través de la reflexión, la evaluación y el reconocimiento enfocado a trasmitir al grupo el impacto de su intervención y los avances realizados durante el proyecto.

 

Por último, la autora propone como elemento pedagogio a tener en cuenta el “partenariado” que hace referencia a las relaciones de colaboración a nivel institucional que consiste en la búsqueda de acuerdos entre un centro educativo y alguna entidad social que esté en disposición de aportar acciones de servicio en las que pueda implicarse el alumnado.

 

Llegamos al tercer capítulo de esta segunda parte que está dedicado a los “Educadores que acompañan”. Este capítulo genera en mi especiales resonancias quizá porque es una de mis actuales preocupaciones. No siempre nuestros educadores y educadoras están en disposicón de afrontar su intervención más allá de comuncación unidireccional o a lo sumo bidireccional. Sin embargo son multitud de tareas las que deben dempeñar si quiere poner en marcha con su alumnado proyectos y, con mayor motivo, proyectos de utilidad social. Es necesario desarrollar procesos formativos para activar este buen hacer del profesorado.

 

En este útlimo capítulo Xus Martín, presenta brevemente, pero con claridad, la contribución que los docentes hacen a los proyectos con servicio, a partir de cuatro tipos de ayuda especialmente significativas en esta práctica: guiar la participación, animar la actitud científica, cuidar las relaciones interpersonales y velar por la dimensión ética del proyecto”. (Pág.104)

 

Finalizo la lectura habiendo redescubrieto y actualizado  el trabajop por proyectos con servicio a la comunidad. Es decir “proyectos con alma”

 

Si quieres más información sobre este libro: http://www.grao.com/llibres/proyectos-con-alma

Autor/es: Xus Martín

Editorial GRAÓ

Fecha de publicación: septiembre 2016

 

 

 

...

Autor/es: Rafael Mendía

Autor/es: rafael mendía

¿Qué se entiende por innovar? ¿Cuáles son las claves que permiten reconocer este proceso? ¿A qué planteamientos educativos concretos deberá responder una institución educativa que quiera ser innovadora?

Para dar respuesta a estas cuestiones, el libro Los Proyectos de Aprendizaje presenta los grandes marcos teóricos para una innovación real y efectiva en el aula: la enseñanza para la comprensión, las inteligencias múltiples,  el pensamiento crítico y creativo y los Proyectos de Aprendizaje.

En concreto, desarrolla todo lo relacionado con los Proyectos de Aprendizaje para la Comprensión: su proceso detallado de planificación, aplicación y evaluación, así como sus posibilidades para involucrar al alumnado de cualquier edad. Incluye, además, cuatro modelos de Proyectos de Aprendizaje, desarrollados en diferentes etapas, desde la Educación Infantil hasta la Educación Superior. En ellos resultó clave, como en todo proceso de innovación, la intencionalidad e implicación del profesorado, el cual estaba convencido del protagonismo de los alumnos en su propio proceso de aprendizaje.

Las autoras de este libro desarrollan su labor investigadora en el campo de la formación inicial y continua del profesorado, así como en innovación sobre estrategias metodológicas y organizativas. Mercedes Blanchard es Profesora Titular de la Facultad de Formación del Profesorado de la Universidad Autónoma de Madrid; y Mª Dolores Muzás es Maestra, Licenciada en Pedagogía con Postgrado en Orientación. Son autoras de numerosas publicaciones y profesoras visitantes en algunas universidades latinoamericanas.

Si quieres más información sobre este libro: http://narceaediciones.es/

...

Realizada por José Blas García Pérez. Maestro y Licenciado en psicopedagogía por le UMU. Máster en Educación y Comunicación Audiovisual por la UNIA.

 

En la actualidad  ejerce como maestro  en las Aulas Hospitalarias del Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca, de Murcia y como Profesor Asociado al Departamento de Organización Escolar en  la Facultad de Educación de la Universidad de Murcia

 

Colaborador activo en los proyectos colaborativos HangoutEDU, Tertulias con Sabor a Chocolote, INED21

Administra el blog Transformar la Escuela

 

Las emociones en educación me importan y persigue hasta la extenuación los principios de equidad y calidad en el sistema educativo: Una escuela para todos, donde todos permanezcan, progresen y promocionen con independencia de su situación y características personales es la revolución pendiente.

 

Introducción

 

La educación inclusiva. De la exclusión a la plena participación de todo el alumnado es una excelente obra que, a pesar de hacer seis años de su publicación, plantea, con una vigencia absoluta, una reflexión profunda sobre inclusión y educación, claramente dirigida hacia un disyuntiva muy concreta: O incluyes o excluyes.

 

A través de teoría y ejemplos  de buenas prácticas inclusivas nos guía en la idea de que la inclusión, más allá de ser considerada como una modalidad de “tratamiento de niños con discapacidad dentro del marco general educativo” es necesario visualizarla desde una realidad mucho más amplia: todo el alumnado es diverso.

Se asientan así dos hechos (que aunque parezcan “de cajón”, la realidad los tiene limitados): que la educación es un derecho humano elemental para todas las personas, y  que sólo a través de una educación para todos se crearán las bases de una sociedad mucho más justa que la que tenemos en la actualidad.

 

La vigencia y actualidad del texto y sus argumentos, vienen dados por la naturaleza propia del tema (la inclusión como derecho es inacabable) y por su evolución en España (donde hemos pasado de implementar programas de integración (1) a hablar de inclusión, como si éstos fueran la versión  de los programas  postmodernos en los que derivaron aquellos). Integración e inclusión, no solo son diferentes en la forma de desarrollo (integración como programa educativo y como diseño de política educativa estratégica), son diferentes fundamentalmente en la filosofía, en la cultura y en la mirada social que realizamos sobre ellos. Son pues, conceptos a los que solo les une que sin aquel nunca nos encontraríamos en éste, y así, una escuela que sea por sí misma inclusiva se ha convertido en uno de los mayores retos a los que se deben enfrentar el anhelado pacto por la educación en España.

 

Un amplio acuerdo social que deberá comprometer, desde este enfoque inclusivo, al futuro sistema educativo del estado español, a los centros y profesorado, y a la sociedad en general, sin parcelas dudosas. Un pacto que hable meridianamente claro de una educación, no solo se apellida inclusiva, sino, y lo que es más importante, una educación diseñada para incluir, en consonancia de los nuevo paradigmas de la educación para el ser y el informe UNESCO, horizonte2020.

 

Referencia APA:

Giné, C. (2009). La educación inclusiva: De la exclusión a la plena participación de todo el alumnado.Barcelona:Horsori.

 

(1) En los años 80 se pusieron en marcha los denominados programas de integración que tenía como objetivo principal que el alumnado con discapacidad pudiera ser atendido en centros comunes a sus vecinos de barrio.

 

La educación inclusiva. De la exclusión a la plena participación de todo el alumnado

 

En este libro colaboran reconocidos expertos nacionales e internacionales. Se estructura en dos partes:

 

En la primera  se abordan aspectos teóricos y conceptuales acerca de lo que debe entenderse hoy por inclusión, el posicionamiento de los organismos internacionales, así como la situación en España respecto a las políticas inclusivas.

 

En la segunda parte se ofrece un análisis de las dificultades más relevantes que experimenta el alumnado en los centros educativos y en ella se explicitan propuestas de buenas prácticas de trabajo colaborativo, entre el profesorado, y de aprendizaje cooperativo, entre el alumnado. Se completa con una revisión del uso del Index for Inclusion, tanto internacionalmente como en nuestro país y, finalmente, con una propuesta relativa a las prioridades que la  educación inclusiva presenta hoy en el terreno de la investigación.

 

De manera transversal el libro recorre un objetivo principal: la definición y práctica del concepto «inclusión». 

Un concepto que tiene que ver con todos los niños y jóvenes;  se centra en la presencia, la participación y el éxito en términos de resultados valorados; implica combatir cualquier forma de exclusión; y se considera que una escuela inclusiva es aquella que está en movimiento. La inclusión se asume en su relato, y se toma, como un proceso inacabado y dinámico.

 

Así el profesor Giné en el capítulo 1 recoge una de las referencias más completas, y nos muestra seis maneras no excluyentes de conceptuar la inclusión:

  1. Inclusión relativa a la discapacidad y a las necesidades educativas especiales;
  2. Inclusión como respuesta a los problemas de conducta;
  3. Inclusión como respuesta a los grupos con mayor riesgo de exclusión;
  4. Inclusión como la promoción de una escuela para  todos;
  5. Inclusión como  educación para  todos.
  6. La inclusión como principio para entender la educación y la sociedad.

 

Giné, también hace un recorrido por la posición de los organismos intencionales y fija una de las etapas más importantes de este recorrido en la Declaración de Salamanca por parte de la Conferencia Mundial sobre Necesidades Educativas Especiales (UNESCO, 1994) donde se afirmó y firmó que los  centros ordinarios con una orientación inclusiva «representan el medio más eficaz de combatir las actitudes discriminatorias, crear comunidades de acogida, construir una sociedad integradora y lograr la educación para todos»

 

El profesor Echeíta, en el capítulo dos, maneja magistralmente una soberbia metáfora: «ya no, pero todavía tampoco». Con ella narra la situación que vivimos en la actualidad e ilustra la idea de que la mayoría de nuestras sociedades ya no comparten las posiciones segregadoras del siglo pasado, pero todavía tampoco estamos en esa compleja y difícil ambición de una educación más inclusiva y de calidad para todos”. Ahonda más cuando analiza los procesos de inclusión y exclusión, y los ve de manera longitudinal  a modo de avances y retrocesos. Visión que  reafirma cuando añade, citando a Dyson, que lo que aprecia con bastante claridad es que, “dado precisamente lo difícil y controvertido de este reto, continuamente se cuestiona su sensatez y se produce, por el contrario, una regresión o reacomodo  de los valores y prácticas  educativas más inclusivas”

 

Javier Onrubia, en el capítulo 3,  apuesta por la necesidad de transformar para adaptar y de adaptar para incluir, y ofrece una mirada psicoeducativa a la educación inclusiva que sirva para transformar, desde dentro los sistemas educativos, mediante  políticas de educación inclusiva no centradas en adaptar las necesidades de todos los alumnos a las características de la enseñanza que se ofrece y se enfoque en la necesaria transformación de los elementos del entorno escolar que están, en realidad, en el origen de las barreras y las dificultades de aprendizaje y la participación escolar necesaria para caminar hacia la inclusión total.

Apuesta por la enseñanza adaptativa (adaptación de formas y métodos, desde la idea de ajuste personalizado) a las características y situaciones variadas del alumnado y por una defensa a ultranza de la necesidad de que los objetivos y finalidades educativas sean comunes a todos. Finaliza el capítulo ofreciendo una serie de características que deben tienen los centros y las aulas inclusivas.

 

En el capítulo 4, Argell, Sala y Torrent ofrecen un análisis de las barreras más relevantes que minan el éxito y la mejora de las escuelas con la participación de todo el alumnado. Para ello hacen referencias al proceso y desarrollo de proyectos, como el proyecto CEIP Els Xipres, que se planteó una escolarización compartida con otro centro cercano de educación especial como medio de romper la exclusión de unos y otros alumnos. También extraen de la experiencia algunas claves que pueden dar esperanza en caminar esperanzados hacia la deseadada escuela inclusiva.

 

En los capítulos 5 y 6, el libro se centra en el desarrollo de estrategias de colaboración favorecedoras de la inclusión. Lo hace desde dos frentes complementarios: el trabajo colaborativo del profesorado y el aprendizaje cooperativo de los alumnos como apoyo a la inclusión.

Colaboración, inclusión y especialización son tres conceptos que vincula estrechamente Teresa Huguet en el capítulo 5 desde el enunciado de tres necesidades: (1) flexibilizar las fronteras entre los distintos profesionales; (2) promover cambios institucionales que favorezcan la cooperación y la colaboración y (3) desarrollar modelos de trabajo compartido en el aula  desde la modalidad de dos profesores, un aula.

Por otro lado, David Durán ofrece un amplio catálogo de evidencias de la efectividad del aprendizaje entre iguales en los alumnos vulnerables, de valores inclusivos para el aula desde metodologías cooperativas y de cómo dotar de valor educativo las ayudas mutuas entre alumnos.

 

Josep Font  pone en valor, en el capítulo 7, la colaboración de los centros de educación especial a la inclusión,  y cuestiona varios dilemas actuales: los relativos a la controversia de la diferencia (en la que los centros de educación especial pueden hallar un nuevo espacio); el concepto de necesidades educativas especiales y de discapacidad (vistas como limitaciones y dificultades relacionadas con aspectos internos del individuo versus el resultado de las limitaciones y deficiencias del entorno y el sistema escolar en su forma de acomodarse a las características de los niños); el concepto de inclusión (poniendo el énfasis en su relevancia social y comunitaria, y no sólo educativa) ; la inclusión como proceso o como resultado ( promotora de enfoques erróneos y prácticas poco exitosas) y, finalmente, el impacto de la inclusión, como  cuestionamiento de uno de los mitos más persistentes sobre los efectos negativos que la inclusión tiene en los alumnos con necesidades educativas diferentes.

 

En todo el texto, y en especial en los capítulos 8 y 9, planea la idea de que en el camino hacia la inclusión, el Index for Inclusion  de Booth y Ainscow,  ha representado una nueva y potente visión de la inclusión y se ha convertido en guía de gran utilidad para avanzar en los procesos de cambio. En estos capítulos se desgrana un amplio análisis de cómo el uso del Index for Inclusion  ha consolidado y facilitado la elaboración de planes de mejora escolar, con una orientación inclusiva, en muchos centros de España, Cataluña e  Inglaterra.

 

El libro finaliza con un sustancioso capítulo, reflexión de Mel Ainscow y Susie Miles, en el que definen, de forma clara y sin lugar a confusión, el término inclusión, sabedores de que en el campo de la educación está plagado de incertidumbres, disputas y contradicciones: ofrecer respuesta educativas a todos los niños, independientemente de sus características.

En el capítulo marcan claramente cuatro elementos que se reconocen con fuerza para tomar en cuenta el funcionamiento del desarrollo de sistemas inclusivos:

  • La inclusión es un proceso.
  • La inclusión se interesa por la identificación y la eliminación de barreras.
  • La inclusión busca la presencia, la participación y el éxito de todos los estudiantes.
  • La inclusión pone particular énfasis en aquellos grupos de alumnos que podrían estar en riesgo de marginación, exclusión o de tener bajo rendimiento.

 

Para concluir esta recensión bibliográfica, utilizaré una de las muchas frases para enmarcar  de Ainscow y  Miles:

 

“el objetivo no debe centrarse únicamente en la práctica. También debe abordar y, en algunos casos, desafiar el modo de pensar  que sustentan las formas de trabajo actuales”

 

 

@jblasgarcia

www.jblasgarcia.com

Blog: Transformar la Escuela

#revoluciónInclusiva

 

 

...

Realizada por José Antonio Fraga Moreiro, profesor del Tercer Ciclo de Educación Primaria en el Colexio Luis Vives Ourense.

MILITANTE DA LINGUA GALEGA. TITIRITEIRO e CHARLATÁN. Un FORAXIDO EDUCATIVO, un NINGUÉN, un APRENDIZ DE TODO que se fai pasar por MESTRE DE NADA.

 

¿Eres de los que quiere romper de una vez y para siempre con la dinámica UN LIBRO DE TEXTO-UN DOCENTE-UNA PIZARRA (aunque sea digital)?
¿Eres de los de “LIBROS DE TEXTO, NO GRACIAS”?
Si eres de los que cree que nuestros alumnos ya no quieren ser simples loros, que ya no desean repetir lo que dice el maestro o el libro de texto… que tal vez el estudiante ya no le vea sentido a lo que hacemos en las aulas, a la escuela.
Si eres de los que no comprende que el libro de texto sea la única o la principal fuente de información que tiene el estudiante en clase.
Si eres de los que creen que el libro de texto propicia el trabajo individual, frente al aprendizaje colaborativo, al aprender “de” y “con”.
Si eres de los que creen que el libro de texto no facilita una relación con el entorno, con la vida, sino que proporcionan una enseñanza rígida, uniformadora y descontextualizada.
Si eres de los que cree que el libro de texto hace el trabajo que tendrían que hacer los alumnos, que les priva del placer de explorar, investigar, buscar, experimentar, incluso, errar.
Si eres de los que cree que lo que proporcionan los libros de texto a muchos de nuestros alumnos es el desinterés por “aprender”


Si eres de... Si eres uno de esos, entonces te recomiendo que leas alguno de estos libros.


LA ESCOLARIZACIÓN OBLIGATORIA EN EL SIGLO XXI
Autor: S. Molina García
Madrid 2007
Editorial: La Muralla


En este trabajo el profesor Molina, de la Universidad de Zaragoza, nos presenta en cuatro capítulos una revisión y actualización de la escolaridad obligatoria enfocada desde distintas posiciones.
El primer capítulo, titulado: “Escuela y Sociedad” nos muestra las contradicciones en las relaciones de la sociedad y de la educación. Siendo el fracoso escolar el hecho que mejor explica la función legitimadora de las direfencias entre los grupos sociales.
Señala un fuerte incremento de la escolaridad en las funciones de guarda y custodia de los niños, lo que acaba convertiendose en una perversión del sistema con los adolescentes que no quieren asistir al centro. Cuestiona el autor abiertamente que el conocimiento científico aumente con los años de escolaridad.
Otro problema que aborda es el tema de la inmigración. Nuevamente el autor denuncia la falsedad del discuros educativo vigente
Aborda el tema de los libros de texto como mediadores curriculares que se seleccionan más por su potencia de marketing, por las relaciones con los editoriales que de contenidos, contribuyendo decisivamente a la uniformidad de lo que se enseña.
Pone en duda que el conocimiento se encuentre en el sistema educativo y cuestiona los modelos actuales de escolarización.
Se pregunta si es posible otra escuela, una escuela que no sea esclava del currículum oficial impuesto, una escuela hecha a medida de los alumnos, comprensiva e integradora, con un aprendizaje individualizado dependiendo de las necesidades de cada alumno.
La última parte son una serie de consejos para profesores y alumnos.


Es, a mi modo de ver, un libro instructivo, bien fundamentado, aunque se echan en falta otros enfoques, y no solo partiendo de los postulados de la pedagogía libertaria. Pero me gusta su visión crítica y reflexiva de la educación.



APRENDO PORQUE QUIERO. EL APRENDIZAJE BASADO EN PROYECTOS (APB), PASO A PASO
Autor: Juan José Vergara Ramírez
2015
Editorial SM


El autor nos plantea a los docentes como conseguir, a través del ABP, que los contenidos, el aprendizaje, se incorpore al modo de entender la realidad de los alumnos. Como conseguir que vivan experiencias capaces de aportarles información que ellos consideran importante, relevante. Como hacer que se cuestionen sus ideas previas y remodelar parcialmente la manera que tienen de entender el mundo.
Defiende el ABP como una transformación educativa que parte de la necesidad de conectar con los intereses del alumno, para que aprenda, para que adquiera el gusto por “aprender”. Tanto ellos como nosotros, los profesores, aprendemos porque queremos, por la necesidad de conocer. Y para aprender es necesario que conecte nuestra vida con nuestros intereses.


Debemos abrir el aula al exterior, abordar la realidad, que los alumnos la analicen, investiguen y se comprometan.


No se trata de una mera transmisión de contenidos, sino de crear experiencias cooperativas y educativas.
Es necesario concebir la educación actual como un todo, de forma que posibilite el aprender a ser, a convivir, a conocer, a participar juntos, a aprender a hacer, para que cada persona, durante toda su vida, pueda aprovechar al máximo un contexto educativo que se enriquece constantemente.


Pero nosotros, de repente, hemos construido un sistema educativo que funciona entre ceremonias, rituales, memorización, repeticiones de textos, castigos, normas de disciplina, mediciones, evaluaciones… Nada atractivo para quien ve el mundo lleno de colores, efectos especiales, movimientos, ruidos, giros violentos, luces escandalosas.


DALE LA VUELTA A TU CLASE
Autores: Jonathan Bergmann y Aaron Sams
2014
Editorial SM


El lbro nos cuenta como empezó todo, como nació la “clase al revés”. Jonathan y Aaron, profesores en Estado Unidos se replantearon el papel del profesor ¿Cómo puede un solo profesor personalizar la educación detantos estudiantes? ¿Como podemos asegurarnos de que cada alumno aprende? Se preguntaron ¿Que pasaría si se grabaran las exposiciones docentes, los alumnos las vieran como tarea y el tiempo de clase se dedicara a ayudarlos con las dudas, con los conceptos que no entienden? Esto haría que el alumno fuera a un tiempo más libre y más responsable de su propio aprendizaje. Cada alumno tiene su ritmo de aprendizaje, tendría una mayor participación en clase, trabajaría en equipo, organizando exposiciones, debates, resolverían sus propias dudas y la de los compañeros. Tendrían la posibilidad de expresar los contenidos según su forma de aprender. Desterramos el papel de “transmitir información” del profesorado, por el de guía, el de “encargado de enseñar a los estudiantes a enseñarse a si mismos”.


Aquí te aconsejo, que si quieres saber más sobre el tema no dejes de visitar todo el trabajo que nuestro compañero y amigo Manuel Jesús Fernández (@manueljesusF) comparte en la red.


Muchas gracias y buena suerte
José Antonio Fraga (@o_fragha)


 

...

Reseña del II Congreso de FOL. Un congreso DIY. Celebrado del 21 al 23 de abril en Donostia - San Sebastián.

 

Realizada por Lourdes Barroso profesora de Formación y Orientación Laboral (FOL) en el IES Laguna de Joatzel de Getafe (Madrid).

Participa en los proyectos Itinerario Emprendedor e iniciaFP: Aprender a Emprender en FP. Actualmente trabaja en el proyecto Lean Startup para el módulo de Empresa e Iniciativa Emprendedora

Tiene una dilatada experiencia como docente y ha promovido varias iniciativas sociales. En la actualidad forma parte del colectivo de Aulablog que trabaja por la integración de las TIC en el aula.

 

Como esto es una reseña de un congreso, supongo que debería centrarme en describir las ponencias, que nos ofrecieron los ponentes de campanillas que nos acompañaron: Jorge Arévalo, María Acaso, Javier Turón, José Antonio de Miguel y Pablo Peñalver, pero no me quiero detener ahí, puesto que podéis acceder a ellas en la web del congreso. Prefiero describir el proceso y lo que vivimos en esos días, y enseñaros un poco la trastienda, sin tratar de desmerecer las aportaciones realizadas por los ponentes. Este Congreso ha sido DIY (Do it Yourself ó hágalo usted mismo)

 

Si os dijera que asistieron más de 500 profesores y profesoras, quizás podríais pensar que se trataba de algún concierto en unas fiestas municipales, pero no, fuimos a participar en el II Congreso de FOL, con un enorme entusiasmo después de la experiencia vivida en el I Congreso, promovido por un puñado de valientes y aguerridos compañeros de Valencia, que se tiraron a la piscina con la ayuda del CEFIRE. Ese primer encuentro marcó una fórmula a la que nos hemos mantenido fieles en éste:

 

La puesta en marcha:
- Un colectivo de profesores y profesoras entusiastas, comprometidos con su tarea, que trabajan a lo largo del curso de manera voluntaria y desinteresada en la puesta marcha del congreso. Esta vez han participado 26 compañeros y compañeras en el Comité Científico, de distintos puntos del mapa, más 20 de Euskadi.

- Un administración educativa que asume las infraestructuras, instalaciones y el coste de los ponentes. Este año ha sido la Viceconsejería de FP del Gobierno Vasco, liderada por Jorge Arévalo, quien se ha puesto a nuestra disposición, y lo digo bien, se ha puesto a nuestra disposición, respetando y cuidando en todo momento no quitar el protagonismo al profesorado, consciente en todo momento de la importancia no solo del resultado, sino del proceso de trabajo en el que se han ido tejiendo redes. Solo podemos decir: muchísimas gracias por el trato y el mimo recibido.

- Y también alumnos y alumnas de FP que ejercieron como profesionales. Las grabaciones y reportaje fotográfico fueron realizados por 18 alumnos del CIFP Tartanga de Erandio y CIFP Mendizábal de Vitoria. El IES Zubiri Manteo se encargó de mantener a punto la informática del Kursaal y 14 alumnos/as de este centro realizaron las funciones de acogida, información y asistencia en sala en el Kursaal y en el CIFP EASO. Felicitaciones a ellos por el buen hacer.

 

El desarrollo
-    Siguiendo en el estilo DIY, hemos sido los propios profesores quienes, de nuevo de la manera más generosa, hemos organizado e impartido los 20 talleres , presentado 39 pósters de experiencias y realizado 18 comunicaciones. Hemos compartido lo que sabemos, nuestras mejores prácticas, nuestros descubrimientos. Enorme la cantidad de talento oculta detrás de cada puerta del aula. No quiero dejar de agradecer al Instituto EASO el esfuerzo realizado para acogernos en su casa.


La participación y sus consecuencias


-    Además del impresionante número de más de 500 asistentes, el entusiasmo se ha dejado ver en las redes sociales. #CFOL2016 llegó a ser trending topic el viernes por la mañana durante una hora, y a lo largo del mes de abril  el número de tuits fue de 5.551. La cuenta @CFOL2016 cuenta con 1.110 seguidores. Twitter ha sido la herramienta que a lo largo de los últimos años nos ha permitido conocernos, crear lazos y lanzarnos a aventuras conjuntas, cuando todavía no habíamos tenido la ocasión de coincidir cara a cara. Me faltan los datos de WhatsApp, pero tampoco desmerecerían en absoluto los de Twitter.

Conocernos, reconocernos en nuestro trabajo del día a día, compartir lo que sabemos, crear un clima de camaradería presidido siempre por el sentido del humor, nos han cargado la pilas de nuevo, y ya estamos preparando el siguiente, que esperemos que sea en Barcelona, mientras seguimos sumando y cerrando filas, orgullosos de nuestra profesión.

Quienes tuvimos la suerte de asistir no lo olvidaremos. Digo lo de suerte porque hubo compañeros y compañeras a quienes sencillamente se les negó el permiso para asistir, sin alegar razón alguna. (https://goo.gl/zh45na). Esa fue la única sombra que enturbió la alegría. #orgullosadeserprofedeFP


Lourdes Barroso

 Perfil en Twitter @lbarroso

  Perfil en Linkedin

 

...

Autor/es: Lourdes Barroso

Autor/es: lourdes barroso

Reseña del libro: La sorprendente verdad sobre qué nos motiva
Autor: Daniel H.Pink
Página Web
About
Editorial: Ediciones Gestión, 2010.

 

Realizada por Jesús Hernández González maestro en el primer ciclo de ESO, especialidad en Ciencias Sociales y habilitado en EF. Vicedirector del IES María Pérez Trujillo del Puerto de la Cruz. Miembro de la red de Cine y Educación Cero en Conducta. Trabaja desde hace varios años en el desarrollo de aplicaciones móviles y su introducción en la enseñanza junto a Reyes González y Sigfrido González en EducAppsAventura, además de ser el autor del blog de recursos educativos Crea y Aprende con Laura.

 

El libro de Daniel H. Pink es de esos que me enganchan y no puedo dejar de leer hasta que los termino. No en vano, versa sobre un tema que me atrae mucho desde hace tiempo y sobre el que siempre deseo aprender más: la motivación intrínseca.

 

Esta sugerente obra de Daniel H. Pink desafía los postulados en los que hemos sido educados en la fe empresarial del taylorismo, instaurada por el ingeniero Frederic Taylor en 1911 como organización científica del trabajo. La educación no fue ni es ajena a su influencia fundamentando todas las teorías en la motivación extrínseca, en el palo y la zanahoria. Incluso, aportaciones relativamente nuevas como la gamificación o el aprendizaje basado en juegos, recurre a ella como elemento base, en lugar de promover el juego como placer en sí mismo y como manera natural de aprender.

Pink nos plantea que hace demasiado tiempo que existe una falta de entendimiento entre lo que la ciencia sabe y lo que la empresa y las escuelas hacen.

 

Se siguen insistiendo en prácticas como los planes de incentivos a corto plazo y los esquemas de pago-por-resultados, frente a la creciente evidencia de que tales medidas no suelen funcionar y a menudo perjudican. Y lo peor es que estas prácticas han impregnado nuestras escuelas, en las que gratificamos a la población activa del mañana con iPods, dinero y pizzas para incentivarla a aprender. Algo ha fallado.

 

El capítulo 2 nos revela las siete razones por las que los motivadores extrínsecos tipo «el palo y la zanahoria» consiguen muchas veces lo contrario de lo que se proponían.

 

Para Daniel H. Pink, la motivación es algo muy personal y solo tú sabes las palabras o imágenes que te provocan y te mueven a la acción, a resolver un problema, a aprender o crear algo.

 

Pink pretende que consigamos que nuestros grupos estén libres de competitividad. Animar a los colegas y a los alumnos a competir entre ellos con la esperanza de que la competencia los empujará a rendir más no suele funcionar y, casi siempre, menoscaba la motivación intrínseca.

 

Pretende que estimulemos con la finalidad, no que motivemos con gratificaciones. No hay nada que aúne tanto a un equipo como una misión común. Cuanto más compartan las personas una causa común –ya sea crear algo locamente fantástico, superar a un competidor externo o incluso cambiar el mundo– más trabajo satisfactorio y excepcional lograrán hacer.

 

Todos los niños empiezan siendo tipos curiosos y autogestionados, pero muchos de ellos acaban siendo tipos X, obedientes y faltos de interés. Y muchos docentes son un claro ejemplo de ello ¿Qué les ocurre?

 

Tal vez el problema seamos nosotros, los adultos que dirigimos los colegios y encabezamos las familias. Si queremos formar a los jóvenes para el nuevo mundo del trabajo y, lo que es más importante, si deseamos que lleven vidas satisfactorias, debemos alejar la preeminencia de la extrínseca de la educación y de la vida familiar.

 

Por desgracia, en la escuela como en la empresa, hay un desajuste entre lo que la ciencia sabe y lo que los colegios hacen.

 

La ciencia sabe (y tú también deberías saberlo) que si le prometes a un niño de preescolar un bonito certificado a cambio de que haga un dibujo, es probable que ese niño dibuje para ti y luego pierda el interés por dibujar.

 

Sin embargo, frente a esta evidencia, y a medida que la economía mundial exige menos destrezas rutinarias y más creativas y conceptuales, hay demasiadas escuelas que avanzan en la dirección equivocada: redoblan su énfasis en la rutina, en las respuestas acertadas y en la estandarización. Y esgrimen un vagón lleno de gratificaciones del tipo «si/entonces»: pizza si te acabas de leer el libro, iPods si vas a clase, dinero como premio por sacar buenas notas. Estamos sobornando a los alumnos para que obedezcan en vez de desafiarlos a que se comprometan.

 

Las buenas notas se convierten en una recompensa a la obediencia, pero no tienen mucho que ver con el aprendizaje. Mientras tanto, los alumnos que no sacan las notas esperadas se sienten fracasados y acaban renunciando a intentar aprender.

 

Daniel H. Pink  plantea que intentemos experimentar con notas «hágalo usted mismo». Aconseja, que al principio del trimestre, pidamos a los estudiantes que hagan una lista de sus principales metas de aprendizaje. Luego, al final del trimestre, pedirles que redacten su propio boletín de notas con uno o dos párrafos en el que describan cuál ha sido su progreso.

 

Daniel Pink repasa las investigaciones sobre motivación del último medio siglo, y demuestra fehacientemente que es el drive (la motivación interna) la que realmente funciona. El palo y la zanahoria son unos pésimos sucedáneos de motivación, que sirven exclusivamente en tareas muy rudimentarias.

 

El autor nos recuerda los «El aprendizaje significativo y el desempeño eficiente se logran sin incentivos especiales ni extrínsecos» y los de Eward Deci a mediados de los setenta: «Cuando se usa el dinero como incentivo externo los sujetos pierden interés intrínseco por la actividad». Entonces, ¿el dinero no es un motivador? Daniel Pink nos lo deja muy claro: por supuesto que sí, pero de una forma diferente a la que pensamos. Si un profesional no cobra lo que necesita, no va a contribuir como podría; ha de cobrar lo suficiente como para que el dinero no tenga nada que ver con su trabajo; y si recibe variable (lo que es justo, por supuesto) ha de ser a posteriori, no como incentivo. Las claves del drive , de la motivación interna, son tres:

  • La autonomía (el deseo de dirigirse uno mismo, de contribuir decisivamente).
  • La maestría (llegar a dominar la disciplina por la que tenemos vocación)
  • El propósito (la misión, la visión y los valores de un centro educativo).

 

En definitiva, en este libro cargado de interés para docentes, Daniel Pink nos da alguna pautas para potenciar la motivación de los alumnos y enfocar el trabajo en clase y termina señalando como las organizaciones en aprendizaje, las empresas que saldrán fortalecidas de esta crisis, son las que fomenten «maximizadores de propósito, no maximizadores de beneficio».

 

 

 

...

Encuentra

facetas
Tipo de contenido