• Jue. Jun 30th, 2022

Biblioteca Escolar

Tu espacio de lectura y aprendizaje general.

10 Ideas para trabajar con Infografías en Secundaria

Poradmin

Mar 24, 2022
inforgrafías

Las infografías son un excelente recurso didáctico. Son muy usadas en el universo del marketing de contenidos. Transmiten información de manera rápida, ordenada y de modo atractivo a las personas. Una infografía comunica más rápido que un texto y se recuerda mejor. Gracias a su cualidad visual, toda la información es transmitida en una sola observación.

¿Qué es una infografía?

Las infografías se suelen confundir con otras cosas como afiches, señales, láminas de presentación Power Point o portadas de un tema. Es necesario dejar en claro que una infografía es una representación visual de información y datos. Incluye: imágenes, datos, gráficos y textos. Todo dentro de un esquema cuya finalidad es transmitir información.

Otro error es creer que una infografía es “diseño gráfico”. Por lo tanto, se le considera como una pieza de arte, de calidad visual y estética. En realidad, toda infografía debe acatar una misión: comunicar. Quien la observa, no mira una obra de arte en un museo. En realidad, recibe datos e informaciones.

Consejos para usar una infografía en clases de secundaria

Uno de los problemas para los docentes de secundaria es captar la atención de adolescentes. Por eso, las infografías se yerguen como práctica pedagógica en este nivel académico. Sin embargo, es necesario indicar algunos tips para su correcta utilización.

1) Escoger un título correcto y llamativo

El título es muy importante la infografía. Muchas veces, se descuida la colocación del título; ya que se cree que la información es solamente gráfica y nada textual. No obstante, el título es lo que permite captar a los alumnos. Además, informa correctamente el contenido de la infografía. Todo docente de secundaria debe esmerarse en escoger un buen título en este tipo de soluciones visuales.

2) Resumir el contenido de una clase

Siempre se necesita una infografía que resume el contenido de toda la clase. Por supuesto, es la infografía inicial y que lleva el título más importante. De un solo vistazo, los alumnos deben ser capaces de entender la estructura de información que van a recibir.

3) El esquema debe estar claro

Una infografía es una estructura, que se expresa visualmente. Es necesario que esta estructura sea rápida de entender, ya que esta es la clave de la comunicación gráfica. Las estructuras más comunes son:

  • Línea de tiempo
  • Comparaciones
  • Hojas de ruta (para explicar actividades a realizar)
  • Listas
  • Mapas geográficos
  • Gráficos, tablas y números

La estructura se elige de acuerdo a los datos que se tienen y lo que se desea transmitir. Es importante ser claro en esta estructura, de manera que pueda entenderse de un solo vistazo.

4) Conectar con el tipo de audiencia

No hay que olvidar algo: son estudiantes adolescentes. La infografía no es para un equipo de marketing, no es para una reunión de ejecutivos, ni para estudiantes universitarios. Son muchachos que tienen un nivel académico de secundaria. Además, es necesario motivarlos; teniendo en cuenta su juventud e intereses para la edad que tienen. Por lo tanto, estas infografías deben ser sugestivas para una audiencia juvenil.

5) Usar muchos gráficos

Un error común es colocar demasiado texto en esta herramienta gráfica. Por ejemplo, cuando se utiliza una estructura tipo lista; los docentes cometen la equivocación una suerte de texto que van leyendo. En realidad, el éxito de este material educativo consiste en despertar la memoria visual. Para ello, se necesita una buena dosis de creatividad por parte del educador.

6) Varias infografías

Es poco frecuente que se pueda dar toda una clase con una sola infografía. En dado caso, hay una infografía introductoria con una visualización sucinta del contenido. Luego, hay otras infografías con las cuales se explican las diversas secciones de la sesión.

Hay que tener cuidado en este punto: las infografías no son láminas de Powerpoint. No hay que hacer muchas infografías, solo unas cuantas. Para una clase, lo más recomendable es no pasar de unas 5 cinco infografías. Sin embargo, tampoco puedo caer en el extremo de que con una sola infografía se resuelve todo el contenido.

7) No sobrecargar

Las infografías deben ser sencillas, no abigarradas. Si los gráficos, textos e imágenes quedan apretados; entonces se está sobrecargando el formato. Una infografía sobrecargada aturde a quien la observa. 

8) La infografía no sustituye los apuntes

Los estudiantes de secundaria de nuestra época cuentan con interesantes herramientas tecnológicas. Por ejemplo, ya no escriben en sus cuadernos: con sus celulares, captan fotografías de los pizarrones. En este caso, la infografía tiene una peculiar ventaja: obliga al alumno a tomar apuntes.

El docente siempre debe hablar, pero utiliza la infografía como su material de apoyo. No obstante, esta estrategia gráfica no sustituye al discurso verbal. La infografía es explicada, es comentada, al tiempo que los estudiantes toman nota de lo que se dice en clase.

9) Una infografía narra una historia

Este es un tip importante. Es un poco difícil de aplicar, pero toda infografía tiene una introducción, un desarrollo y unas conclusiones. Por supuesto, esto no sucede con la misma linealidad que se hace al escribir o hablar.

Quien observa este tipo de material gráfico debe tener muy en claro “por donde empieza mirar y dónde termina de ver”.  Toda infografía bien estructurada, cuenta con un punto focal que capta la atención del estudiante. Desde ahí, por medio de recursos gráficos (manera en que se ordenan las imágenes, uso de flechas, conectores, etc.) Se sigue un orden de visualización de la información. Este orden atraviesa el hilo conductor de la historia que se desea comprar.

10) La infografía no se expresa 100% sola

Otro error muy común: los profesores creen que dar la clase es mostrar la infografía. Llegan ante los jóvenes estudiantes de secundaria, proyectan el material gráfico y hacen algunos comentarios muy breves. No hay que olvidar que la infografía es una herramienta, no el discurso en sí mismo. El docente debe hablar, usando la infografía como herramienta para mejorar y acelerar la comunicación con los muchachos.

Deja una respuesta